"Revenge Porn", Porno Vengativo, Una nueva forma de violencia.

Sabes que es el Revenge Porn?

Si necesitas ayuda o asesoría especializada cuenta conmigo

Se sufre revenge porn, cuando una persona publica fotos íntimas de su ex-pareja sexual y/o sentimental a modo de venganza y sin su consentimiento, es típicamente compartida en Internet ( de hecho existen paginas especializadas que comercializan este material, indexado y “ofrecen” retirarlo a cambio de dinero), también se usan estas imágenes en aplicaciones de “contactos” o de búsqueda de encuentros sexuales, para intercambiar material gráfico de tono sexual con otras personas, etc. Muchas de las fotografías o vídeos son tomados por las propias personas que aparecen en ella ( selfie sexual o sexfie ). Las imágenes pueden ir acompañados de información personal.

Este fenómeno es relativamente reciente, aunque encontramos sus antecedentes en los años 80, la revista "Beaver Hunt" presentaba imágenes de mujeres desnudas acompañadas de información personal, muchas de estas mujeres denunciaron porque este material había sido exhibido sin su consentimiento. Dos décadas después, el investigador Sergio Messina identificó un nuevo género de pornografía denominado "pornografía realcore", la cual consistía en imágenes y vídeos de ex novias. En el 2008, la conocida web Xtube comenzó a recibir quejas acerca de contenidos pornográficos que habían sido publicados sin la autorización de los individuos que aparecían en ellos. Se hace patente que el “revenge porn” no es tan fácil de diferenciar del material grabado y expuesto de mutuo acuerdo, su apariencia y distribución pueden ser similares.

La pornografía de venganza se visibiliza a nivel internacional cuando en el año 2010 fue lanzado el sitio IsAnyone.com por Hunter Moore, con contenido pornográfico enviado por los usuarios, fotos y vídeos de hombres y mujeres reales, vinculados a sus perfiles de redes sociales. Muchos de las personas denunciaron alegando que este material había sido hackeado desde sus computadoras personales o compartidos con ex novios o novias, y que las fotos se habían publicado como forma de venganza. A pesar de esto no fue fácil hacer cumplir las responsabilidades legales a los implicados. En una sentencia histórica y sin precedentes en EE.UU, recientemente Kevin Bollaert, administrador de la página ugotposted.com, con miles de fotos sexualmente explícitas de personas publicadas sin consentimiento, ha sido condenado a 18 años de cárcel. Bollaert llevaba algo más de un año operando la página ugotposted.com, y había encontrado una manera aún más lucrativa de sacarle beneficio económico: operaba también la página ChangeMyReputation.com, en la que, a cambio de una media de 350 dólares, permitía a los afectados retirar sus fotos de la otra página que él mismo operaba. Deberá cumplir 18 años de cárcel y pagar una multa de 10.000 dólares a las víctimas. Poco a poco los países están incorporando nuevas leyes para regularlo e imponer multas y penas de cárcel. España en su Código Penal. El artículo 197.7 especifica que las penas de cárcel en España serán de hasta 7 años para casos en los que sea el cónyuge o la pareja sentimental quien difunda las fotos sin permiso y haya fines lucrativos. Según el artículo :

Será castigado con una pena de prisión de tres meses a un año o multa de seis a doce meses el que, sin autorización de la persona afectada, difunda, revele o ceda a terceros imágenes o grabaciones audiovisuales de aquélla que hubiera obtenido con su anuencia en un domicilio o en cualquier otro lugar fuera del alcance de la mirada de terceros, cuando la divulgación menoscabe gravemente la intimidad personal de esa persona.

La pena se impondrá en su mitad superior [hasta 7 años de cárcel si hay fines lucrativos, según artículo 197.6, y afecta a los tipos de datos mencionadas en el artículo 197.5] cuando los hechos hubieran sido cometidos por el cónyuge o por persona que esté o haya estado unida a él por análoga relación de afectividad, aun sin convivencia, la víctima fuera menor de edad o una persona con discapacidad necesitada de especial protección, o los hechos se hubieran cometido con una finalidad lucrativa.»

Por suerte, hay iniciativas que están luchando contra el “revenge porn” y exigiendo para que se legisle en su contra y se conciencie a la población de que la culpa no es de la víctima, sino de quien publica estos materiales sin su permiso y de las estructuras que lo permites e incluso se lucran a su costa. Women Against Revenge Porn y End Revenge Porn son dos de ellas, que además proporcionan asistencia y ayuda a las personas que han sufrido estas situaciones. Las consecuencias de sufrir este tipo de violencia pueden ser tremendamente duras y destructivas, a nivel psicológico y emocional pero también a nivel económico y laboral.

Este fenómeno ha sido visibilizado especialmente en relación a la agresión a la mujer por parte del hombre, una violencia de tipo estructural que por desgracia arrastramos y contra la que debemos luchar todos y todas, sin embargo no es exclusiva de este colectivo. Los hombres y mujeres homosexuales son especialmente vulnerables a este tipo de agresión, coacción y chantaje, pues a la violencia de exponer al intimidad se añaden otros estigmas como la visibilidad de su diversidad sexual o la visibilidad explícita de determinadas prácticas y juegos sexuales privados que son socialmente más difíciles de normalizar. Cuanto mayor es la distancia con la “sexualidad normativa” mayor es la agresión de hacer público este material. La población LGTB, afortunadamente tiene un alto nivel de diversidad, flexibilidad y libertad en la vivencia de la sexualidad, pero esto aumenta la fragilidad ante este tipo de agresión.

La gestión del material gráfico de contenido sexual, requiere una serie de medidas preventivas, no demasiado complejas pero que es bueno conocer y cuidar. Igual que proteges tus datos bancarios, tu mail o los códigos de tu tarjeta. Gestionar las barreras de lo público y lo privado en lo sexual es especialmente importante cuando aún tenemos el peso de una sociedad homófoba y el lastre de la homofobia internalizada, que nos hace sentir vergüenza juzgarnos y cuestionarnos.

Disfruta de tu sexualidad, libremente, siempre.

www.psicologojuanmacias.es