Terapia Sexual Madrid Centro -Terapeuta Sex Positive - Sexólogo

Sex Positive es  "una actitud hacia la sexualidad humana que se refiere a toda la actividad sexual consensuada como fundamentalmente sana y placentera, y fomenta el placer sexual y la experimentación. El movimiento sexual positivo es un movimiento social y filosófico que defiende estas actitudes. Los defensores del movimiento sexo-positivo  cuentan con la educación sexual y el sexo seguro como parte de su campaña . El movimiento general no hace distinciones morales entre los tipos de actividades sexuales, respetando estas elecciones como asuntos de preferencia personal." 

Nuestro código ético y de buenas prácticas garantiza el ejercicio profesional y respetuoso de la terapia sexual. 

Explora nuestra web y conoce nuestros servicios:

www.psicologojuanmacias.es
Conoce más acerca de Sex positive en nuestra web:
 http://www.terapeutasexpositive.com/#!terapeutas/c1f2i

 Artículo sobre el movimiento Sex Positive :

Fuente original Wikipedia, traducción "Golfxs con principios"

Los términos y concepto “sex-positive” (o también “sex-affirmative”) y “sex-negative” se atribuyen generalmente a Wilhelm Reich. Su hipótesis era que algunas culturas ven la expresión sexual como esencialmente buena y saludable, mientras que otras sociedad toman un punto de vista negativo de la sexualidad en general y buscan reprimir y controlar el deseo sexual.

Como Reich, quienes defienden hoy en día la “sex-positivity” (¿positivismo sexual?) definen su filosofía en contraste con la “sex-negativity” (¿negatividad sexual?), que identifican como el punto de vista dominante en la cultura occidental y en muchas de las culturas no occidentales. De acuerdo con quienes la defienden, la visión tradicional cristiana de la sexualidad humana define los valores tradicionales occidentales en este tema. Así, quienes proponen la “sex-positivity” denuncian que bajo la tradición cristiana occidental el sexo es visto como una fuerza destructiva excepto cuando es redimida por la gracia salvadora de la procreación, y el placer sexual es visto como pecaminoso. Los actos sexuales son clasificados jerárquicamente, con la heterosexualidad marital en la cima de la jerarquía y la masturbación, homosexualidad y otras sexualidades que se desvían de las expectativas sociales más cercanas a la base. Se dice que la medicina y la psiquiatría también han contribuido a la “sex-negativity”, puesto que, de vez en cuando, designan como patológicas algunas formas de sexualidad que aparecen en la base de la jerarquía. De todos modos, las sociedades occidentales anteriores a la influencia cristiana, como la Grecia antigua, han aprobado formas de sexualidad que entran fuertemente en conflicto con las creencias cristianas.

El movimiento “sex positive” no hace distinciones morales o éticas entre sexo heterosexual u homosexual, o masturbación, considerando estas elecciones como cuestiones de índole personal. Algunas posturas “sex-positive” incluso aceptan el BDSM y el poliamor así como la asexualidad, la transexualidad, el trasngénero y otras formas de transgresión de género. La mayoría en el movimiento “sex-positive” defiende una educación sexual amplia y correcta como parte de su campaña.

Algunxs teóricxs del movimiento “sex-positive” han analizado la “sex-positivity” en términos de intersección de raza/cultura, género, sexualidad, clase, nacionalidad y espiritualidad. Farajaje-Jones (2000) destacó la conexión entre la ideología supremacista y lo que llamó “erotofobia”

La sexóloga Carol Queen ha ofrecido varias definiciones de “sex positivity”

“Sex-positive”, un término que está siendo percibido por la cultura, no es una celebración chiflada del orgón por unxs hippies; es una afirmación simple, pero radical, de que cada persona desarrollamos nuestras pasiones en diferentes ambientes, que en lugar de tener dos o tres o incluso media docena de orientaciones sexuales, debemos pensar en términos de millones. “Sex-positive” respeta cada uno de nuestros perfiles sexuales únicos, incluso aunque reconocemos que algunxs hemos sido dañadxs por una cultura que intenta erradicar la diferencia y las posibilidades sexuales.

Es la filosofía cultural que entiende la sexualidad como una fuerza potencialmente positiva en nuestra vida, y que puede, por supuesto, enfrentarse a la “sex-negativity”, que ve el sexo como problemático, perjudicial, peligroso. “Sex-positivity” permite, y de hecho celebra, la diversidad sexual, los deseos diferentes y las estructuras de relaciones, y elecciones personales basadas en el consenso.”